Organizar los sistemas de información

Una buena organización es tener una estructura de directorios en el árbol de datos, es decir, creación de carpetas, subcarpetas, ficheros etc. Da como resultado ese primer golpe de vista organizativo necesario para un buen uso de un sistema operativo.

riesgos

La utilización de algo tan sencillo como son los accesos directos también nos va a ayudar a que nuestro viaje llegue a buen puerto. Será imprescindible no hacer un uso excesivo de ellos, y va a tener una relación muy fuerte con la estructura de directorios planteada por el usuario.

Un buen criterio a la hora de mantener el software instalado en un sistema operativo, también reflejará una buena presencia estética y organizativa en la estructura del árbol de datos. Por un lado, la limpieza de software obsoleto, comercial o que ya no utilicemos, así como limpieza de temporales, malware, cookies, etc. En cuanto las instalaciones, es bueno dispones de diversas particiones, por ejemplo, (C:) obligada para uso de sistema, (D:) destinado para instalación de software y aplicativos varios, el resto de unidades pueden variar las letras, en función de gustos o asignación automática, también pueden asignarse manualmente, es bueno disponer de una unidad más donde almacenar datos y documentación para no tocar en caso de reinstalación y formateo de las unidades principales de sistema (C:) y aplicativo (D:), y una partición más, perteneciente a otro disco duro físico, para realizar las copias de seguridad periódicas.

ley info

Tenemos que tener presente que, muchas veces, directa o indirectamente, se van a producir ciertas desconfiguraciones del contenido de nuestro sistema;

Uno de los inputs informáticos que más traen de cabeza a los usuarios, y a los propios informáticos, es la información duplicada. Bien por desconocimientos o descuido del usuario en el manejo de aplicaciones y datos, o bien, en fallos de sistema, mismas aplicaciones o cadenas de BBDD. Errores humanos todos podemos tener, los sistemas el doble y ante los errores humanos el sistema los duplica, por ello es de bien organizado tener especial precaución en usar los cinco sentidos para minimizar los posibles errores.

Para evitar la información pérdida, mayormente por descuido u olvido del usuario, es bueno utilizar nombres de archivo predecibles con el tema que traten y, en caso de olvido, utilizar la búsqueda rápida de archivos. De esta manera, además, siendo organizados seremos más productivos y resolutivos.

En definitiva, unas prácticas organizadas conllevan un sistema más óptimo y el conocimiento una experiencia mucho más perfeccionada. La mejor manera de aprender es trastear, sin miedo a romper, si se rompe se incidenta para reparar, y una vez aprendido de los errores se aprende que hacer y no hacer.