Para amar, primero hay que amarse

Para amar bien, primero hay que sufrir en soledad para recoger los frutos del esfuerzo aprendiendo a valorarse a uno mismo.

Anuncios