Es de mal nacidos el ser desagradecidos

El valor de la opinión ajena no debe influir más allá de la simple validación en la presentación de un servicio final.

Anuncios