Es de mal nacidos el ser desagradecidos

Es de agradecer, y da que pensar, cuando alguien ajeno te apoya una idea, por ortodoxa que parezca, que ni siquiera te había apoyado alguien cercano.

Anuncios