¿Quién es quién?

El ser humano, como sociable y “cotilla” que es, por naturaleza, ha empleado siempre diversas técnicas para estar en alerta, bien por superviviencia, o bien por puro entretenimiento. Como se suele decir, el fin justifica los medios pero los medios pueden resultar moralmente cuestionables. En la actualidad, estás prácticas pueden recibir el nombre, tecnologicamene hablando, como doxing y stalkeo.

El stalkeo es la práctica sigilosa de vigilar un determinado usuario y sus conductas, sin ponerlo en evidencia ni llamar la atención. De lo contrario, podría estar incurriendo en un grave delito penado hasta con cárcel. El término deriva del inglés, del verbo ‘to stalk’ que equivale a ‘acosar’, ‘espiar’ o ‘perseguir’.

El doxing es una práctica similar al ‘stalkeo’ con la diferencia de aplicar la técnica para recopilar datos sobre un usuario, empresa, institución, organización, etc. con el fin de obtener un perfil lo más preciso y detallado posible. Cuando alguien nos “doxea“, trata de identificar nuestra presencia y actividad virtual con nuestra vida real.

Muchas de las técnicas utilizadas corresponden a la ingeniería social. Lo que no necesariamente implica obtener información de manera ilegal. El mero uso de un buscador arrojará más resultados sobre nosotros mismos de lo que creemos. De ahí la importancia de ser cuidadoso con que datos compartimos en Internet y el uso responsable de la privacidad en Redes Sociales hacemos, ya que, en cada red social podemos obtener un perfil de información diferente.  También se puede obtener información de cada publicación, respuesta o mención cuando interactuamos, directa o indirectamente, estamos continuamente expuestos a ojos de los ‘stalkeadores’ y ‘doxeadores’, para bien o para mal.

Hay información que, en algún momento, publicamos. Probablemente quede dispersa en diferentes sites y haya sido publicada a lo largo de varios años, pero alguien con un poco de tiempo e interés puede encontrarla sin mucha dificultad. ¿Qué ocurre entonces? El ‘doxing’ es la contra-cara del anonimato. Una vez que un usuario está identificado con información, se sabe quién es para poderlo perseguir, acosar e incluso extorsionar. También se puede hacer pública esa información, tal como la encontramos o maquillando algún dato extra (falseándolo), ya que hará más fácil que sea verosímil.

Haciendo un mal uso de estas prácticas se puede incurrir en un délito penalizado por las leyes con sanciones económicas e incluso la cárcel. Pero, como no todas las prácticas son malas, también pueden salir prácticas más constructivas de todo ello, como son los reclutadores laborales o ‘recruiters’, también llamados ojeadores, en el deporte también existe para fichar nuevas promesas o seleccionar canteranos. Los ‘recruiters’ son personal contratados por las empresas para documentarse sobre el perfil de los trabajadores o futuros trabajadores antes de ser contratados, e incluso estar informados de que clase de trabajadores o personas se trata para saber si se adecuan al puesto de trabajo y a los intereses demandados. El tema, como he comentado anteriormente, puede traer bastante controversia dependiendo los intereses y la actitud de unos y otros. Lo principal es aceptar que, tanto unos como otros, están en la misma igualdad de condiciones para ser selectivo con los intereses propios mientras no se falte al respeto de los ajenos. La cuestión es saber separar lo personal de lo profesional o si es conjunto tener cierta flexibilidad. Y en caso de falta de respeto o cruzar el límite del acoso, interponer una denuncia con las pruebas o capturas pertinentes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .