El principio del fin

Dícen que, no hay bien que por mal no venga. Y es que, sin ánimo de crear polémica y con respeto a la causa, especialmente las autoridades competentes (sanitarios, policías, alimentación y telecos) que se han encargado de cuidarnos y velar por nuestra seguridad. En definitiva, tras toda la parafernalia montada con la pandemia del CoronaVirus, independientemente de su causa orígen, está regenerando una reacción positiva de las habilidades naturales del ser humano. Es decir, tengo la sensación que nos estamos reeducando como sociedad demostrando que somos capaces de dar lo mejor de sí mismos, incluso en las peores circunstancia cuando de por sí solíamos pensar que no, cuando criticabamos como serían unas circunsancias que, lamentable y extraordinariamente han llegado. Han llegado activando la naturaleza de la supervivencia que llevamos dentro, para salir de la zona de confort . Lo cual, todavía hay esperanza para cambiar el mundo a mejor.

Pero vayamos por partes, desglosando mi análisis particular sobre el virus que no dejan de ser especulaciones sobre una hipotética verdad que solo los gobiernos o el tiempo sabrán.  Sostengo 4 hipotéticos casos sobre la aparición viral del CoronaVirus; experimentos científicos no autorizados, por mafias encubiertas o gobiernos corruptos, manipulación genética por tráfico de animales exóticos o, incluso, una manera encubierta de forzar a los humanos a quedarse en sus casas para dar tiempo a que el planeta se regenere un poco, a causa de la contaminación que arrastra por culpa nuestra.

En cualquiera de los casos, no deja ser una serie de especulaciones sostenibles y, aún así, podemos y debemos ver el lado bueno de las cosas; el sentimiento de unión que ha creado entre los ciudadanos, con sus respectivos miedos pero, al fin y al cabo, y a pesar de la ignorancia de la mayoría e indiferencia de unos pocos, la unión de la mayoría frente a un enemigo invisible, frente al aburrimiento también, estamos volviendo a desarrollar las habilidades naturales de supervivencia, consciente o inconscientemente, ya no solo para sobrevivir, sino para coexistir ante una amenaza aparentemente transparente. Así pues, dejadme que os reitere que, ante las amenazas bacteriologicas a nivel global, la mejor  defensa es un buen ataque manteniendo la compostura desde casa, para evitar males mayores y erradicarlo cuanto antes.

Y, ¿vosotros que creeís? Dejad vuestros comentarios para dialogar y debatir sobre el tema, ya sea para desahogaros o sacar alguna hipotética conclusión más objetiva entre todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .