Para amar, primero hay que amarse

Empezaré las #ReflexionesTécnicas parafraseando a Sylvester Stallone en el papel de Rocky Balboa; “para sentirse bien, primero hay que sufrir” en determinadas ocasiones y hasta cierto limite en cuanto a la satisfacción de recoger los frutos del esfuerzo se entiende.

patri

Siempre he dicho que es preferible “pasar mil batallas juntos que perderse para siempre” porque se trata de permanecer juntos en lo bueno y en lo malo de verdad, pero te das cuenta de que una relación tiene porvenir cuando valoras el balance global de las acciones con un sentimiento mutuo y recíproco al 100×100 en todos los aspectos, y cuando digo todos, me refiero a todos. No solo en los de uno, sino en los de los dos, porque una relación de confianza es aquella que sabe hablar, reír, llorar, pelear, gritar, comunicar, ceder, perdonar, dar sin esperar nada a cambio, sin falsas modestias, etc, fluyendo de manera automática y recíprocamente sin dejar que las emociones, positivas o negativas, influyan en exceso.

Es tan malo el exceso de amor como la falta del mismo. Evidentemente la falta de amor no alimenta la llama de la pasión y, en exceso, lo socarra convirtiendolo en una obsesión que no deja de estar retroalimentado por los miedos e inseguridades de uno mismo. La culpa de ello he llegado a la conclusión que es la moda del “postureo” social del marketing consumista, que ha degradado las capacidades naturales de la especie humana, siguiendo la teoría de la evolución de Darwin, por adaptarse demasiado bien a las comodidades tecnológicas que nos sirven la rutina en bandeja de plata y hace que descuidemos los sentidos naturales más basicos. Porque los seres vivos tienen la capacidad de adaptar sus capacidades al medio al que viven.

einstein

Cuando el medio es cálido y agradable, tienden a generar una rutina de hábitos para acabar procreando y transmitir su legado a la siguiente generación. Mientras que, por el contrario, si el medio es agresivo y conflictivo, nuestras capacidades se verán puestas a prueba para superarse por la supervivencia en el medio.

En la actualidad del siglo XXI, esto se traduce racionalmente por el prejuicio de la soledad. Como ya he comentado, el marketing consumista nos educa materialmente para ser dependientes y, como el ser humano no nace aprendido, esto conlleva a la distorsión de ideales dependiendo de cualquier aspecto que nos sintamos atraídos en exceso, o lo que es lo mismo, el fanatismo que mezclado con la inexperiencia (por el motivo que sea) conlleva al extremo de ideas radicales, sea del bando que sea, debilitando la mente y permitiendo que cometa el error de dejarse llevar por el recurso fácil de autocomplacencia incentivado por el marketing.

La soledad, en contra del prejuicio que se cree, por culpa de ese sentimiento de dependencia que genera el marketing consumista, no es mala si se sabe gestionar en su justa medida. Porque para amar a algo o alguien, primero hay que amarse a sí mismo (y no, no tiene nada que ver con pensamientos perversos ni lujuriosos), sino que, se trata de aprender a valorar lo que tenemos desarrollando nuestra capacidad de supervivencia como si se tratara de un entrenamiento de vida para poder ponerlo en práctica cuando menos lo imaginemos para salir de la zona de confort y, por ende, evolucionar en cualquier situación y respetar aunque no se comparta la misma opinión. En lugar de anhelar lo que nos falta cuando nos dejamos arrastrar por el recurso fácil del marketing, corriendo el riesgo de caer en los malos hábitos como la envidia, la ambición prepotente, la arrogancia, la soberbia, etc.
amor motor camino

Por ello, es tan importante saber mantener una buena actitud, con capacidad de auto-crítica, para forjarnos una personalidad sólida y resistente capaz de decidir o reflexionar con autonomia propia para resistir el impacto del marketing social o los prejuicios “del que dirán”.

Anuncios

One response to “Para amar, primero hay que amarse

  1. Gemma Bonilla Garces dice:

    El amor no es lo que sucede mientras estamos desnudos en una cama, el amor es lo que sucede a cada momento con esa persona que has elegido con la ropa puesta y todo siendo posible transformar las dificultades en oportunidades, las distancias en abrazos, las lágrimas en sonrisas.
    Te felicito por el post😍

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.