No mires a quién, mira tu ilusión

Ya hemos dejado atrás las fiestas más señaladas de todas y, como viene siendo  habitual con el paso del tiempo, no puedo dejar de pararme a observar a la cantidad de compradores compulsivos que desperdician su dinero, respetablemente por supuesto, pero compulsivos en algunas ilusiones materiales (no todas, pero sí la mayoría, no vamos a negarlo) que con el tiempo caerán en el olvido y que podrían haberse invertido a largo plazo en otra ilusión más emocional, e incluso otra material con más renombre como un viaje, etc.

viajar

Cada uno con su dinero puede hacer lo que quiera, ahí no me meto pero, partiendo de la base de lo que cuesta ahorrar y mantener las necesidades básicas por las que tanto luchamos por conseguir día a día, generalmente, el desperdicio suele venir dado por la gente que cuando ahorra un poco lo dedica a invertirlo en cualquier necesidad sin ningun tipo de prioridad aparente. En lugar de guardar un margen económico para el incierto futuro, aunque sea un mínimo para imprevistos, ahí es donde reside el esfuerzo durante el presente para labrar un buen futuro.

feliz

Pero no solo en el gasto material de divisas se refiere este desperdicio de ilusiones a corto plazo, sino el más importante de todos; el desperdicio de la falta o perdida de la fe y voluntad propias, para hacer y esperar acciones desinteresadamente sin esperar nada a cambio. Esa debe ser la magia y el mejor regalo que debemos esperar de las ocasiones especiales, el recuerdo de los valores para seguir aplicándolo el resto de los 365 días.

De lo contrario, nos arriesgamos a vivir cada cuál por encima de sus posibilidades, material y emocionalmente, en la medida de cada uno.

One response to “No mires a quién, mira tu ilusión

  1. Gemma Bonilla Garces dice:

    Estoy totalmente de acuerdo contigo. Las Navidades es un gastar sin parar…consumismo puro…pero cuando en un hogar hay críos pequeños que están deseando que llegue esa noche mágica…entonces es cuando el papel de los padres es intentar satisfacer sus ilusiones porque jamás volverán a ser pequeños. Ya cuando crezcan y sepan valoran que todo tiene un precio, hablo desde mi punto de vista como madre que creo que ha sido el último año que mi peque sabrá la verdad

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.