Ley de Atracción o ‘Karma’.

Una de las cosas que más me irritan es esa clase de gente arrogante que subestima la poca o mucha sabiduría de los demás, pero luego a ellos hay que lamerles el trasero sino se quiere terminar en una discusión llevándote a su terreno con la excusa de que; “sabe más el diablo por viejo que por diablo”, o porque se creen con más autoridad sabía por el hecho de tener más estudios o de que hayan viajado más. En realidad, ningún papel certifica la sabiduría de nadie y por mucho que se viaje sino se viaja con la mente receptiva y con empatía no sirve de nada.

La verdadera certificación es aprender a encajar la experiencia con asertividad, resiliencia y humildad, desde el corazón, sin esperar nada a cambio. No me gusta hacer menciones especiales para no ponerme al mismo nivel de las malas praxis arrogantes, prefiero tender a la auto-reflexión y que cada cual haga ejercicio de auto-critica, porque las verdades sólo ofenden cuando se aluden por algo que sabemos que hemos echo mal o fuera de nuestros principios. Y por mucho que reiteremos los errores de alguien que no está preparado para afrontar la verdad, no será capaz de verla hasta que sea el momento adecuado con la experiencia de sí mismo. 

criticas

A toda esa gente materialista de la que sólo se reciben halagos cuando se le tercia quedar bien por pautas sociales, pero que en las malas y las maduras no demuestran que les preocupan tus proyectos ni un mínimo, esa gente merece estar bien lejos por la toxicidad egocéntrica que emanan, porque bien que por ellos hay que estar pendiente y sino no te acogen con buenos ojos. La mejor solución es alejarse sutilmente de toda esa gente, sean de sangre o fraternidad, y quererse a uno mismo como nadie puede querer para que no interfieran el odio ni el rencor en las acciones del día a día que puedan coincidir con seres indeseables. Cuando una vez se logren los objetivos personales hasta llegar al triunfo de los ideales que creían poco ortodoxos, entonces compartir únicamente con quiénes han demostrado merecer lealtad en las buenas y en las malas. 

De esa manera la ley de atracción irá poniendo en el lugar que corresponde a todo el mundo, sin entrar en discusiones ni peleas ni rencores. La ley natural más democrática de todas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s