El independentismo catalán es el fascismo del siglo XXI. Mismo perro, distinto collar porque con la excusa de huir de sus verdugos se convierten en los nuevos verdugos que no quieren pertenecer a un sistema que les oprime y están dispuestos a crear otro sistema que oprima a quienes no opinan como ellos.
En resumen; esconder la cabeza y agachar el rabo porque la minoría ruidosa no sabe socializar en armonia los valores de los cuales presumen, o sea, hipocresía.
Anuncios