Riesgos Mentales.

En los últimos años, con la facilidad de expresión que ha favorecido la tecnología y las redes sociales, se han incrementado los prejuicios hasta el punto de faltar personalmente.

Llega un momento en el que te das cuenta que el exceso de criticar compulsivamente, en lugar de buscar soluciones, hace que la gente se vuelva tóxica por falta de empatía.

He llegado a la conclusión que la toxicidad es una manera de llamar la atención, como excusa a la falta de voluntad, por ‘X’ motivo. Porque, por mucho que se le expliquen las cosas a la gente tóxica no razonan hasta que se le da la razón como a los niños pequeños. A buen entendedor sobran las palabras, y cuando hay voluntad no hay obstáculos ni intereses que se interpongan en nuestros objetivos. Tan solo hemos de sacar la “basura” de nuestra mente y mantenernos receptivamente empáticos.

De esa manera, cuando se aprende a detectar y diferenciar la diversidad de opiniones, se aprende a priorizar las críticas constructivas descartando las destructivas que no llevan a ningún lugar.

También, cuando se aprende a controlar las reacciones emotivas propias y no controlar las externas, es cuando se alcanza el nivel extremo de paz interna.

Es algo tan obvio que, si no se hace adecuadamente, se corre el riesgo de entrar en un bucle mental de ansiedad que puede desarrollar paranoias y enfermedades más serias como la depresión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s