Hazlo con pasión o cambia de profesión.

Crear una marca personal o encontrar un trabajo por cuenta ajena, apostar por alguien o algo, puede resultar arriesgado pero es necesario e incluso satisfactorio si cabe para salir de la zona de confort.

No cabe lugar a dudas decir que el trabajo es necesario para sobrevivir en la vida y es mucho más satisfactorio cuando lo hacemos en nuestro campo, por ello es necesario desarrollar nuestras habilidades desde la infancia para labrar el camino que esperamos de nosotros mismos.

“Quién no arriesga, no gana”.

También existe la posibilidad que a pesar de educarnos o especializarnos en un campo determinado, sea por devoción u obligación, terminemos desarrollando otra tarea que no nos motive lo suficiente. Bien sea temporal o permanente, hay que actuar siempre con motivación para dar lo mejor de si mismos porque, cualquier acción repercute en la reputación de nuestra marca personal para ofrecer nuestros servicios que pueden afectar a terceros, directa o indirectamente, haciendo que se prorrogue nuestra labor o que nos abra nuevos caminos a través de posibles nuevos contactos.

  “Quién no tiene nada, no tiene nada que perder”.
No existe ninguna clave concreta para el éxito. El éxito de cada uno depende exclusivamente de las habilidades de cada uno, que por muy parecidas que sean, siempre tienen algo que se diferencian por el rasgo de indiferencia colectiva que reside en la aportación individual de cada uno, todo el mundo tiene algo que aportar a la sociedad para mantener la cadena colectiva. Tan solo hay que ser persistente para encontrar “el don” que hay dentro de cada uno. La única clave que puede haber para encontrar nuestro camino es la actitud con la que se afronten las adversidades, siempre debe ser con la mejor actitud posible abierta a intercambiar opiniones con respeto aunque no se compartan por contrarias que puedan ser, para así poder argumentar nuestras afirmaciones y, sobretodo, aprender cada día con la ilusión del primer día. 
Si el plan no funciona, cambia el plan pero no cambies la meta.
Las grandes ideas siempre han surgido humildemente de la nada, criticadas al principio por su desconocimiento, incluso criticadas al final por su aparente egocentrismo de terminar cambiando el mundo, para bien o para mal según su utilidad. Nunca hay que tener miedo a actuar porque nunca tendremos la convicción al 100% de nuestros actos hasta que lo intentamos y vemos la progresión de los mismos. A veces se gana y  a veces se pierde, pero a veces cuando se pierde, también se gana.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s