Google Mobile.

 

 Muchas veces, los que vivimos enfrascados en este mundo tecnológico, nos hemos hecho esta pregunta: ¿Por qué Google no fabrica su propio teléfono? Al estilo Apple, vaya. Hay muchas variables que no estamos teniendo en cuenta a la hora de hacer un análisis, ¿le sería rentable? ¿sería aceptado por el resto de fabricantes? ¿y por sus propios partners en el mundo Android? Me gustaría hacer una reflexión…
 
En un momento inicial se nos vino a decir que la compra de Motorola Mobility por parte de Google era más por las patentes que la empresa americana tenía desde hace años que por otra cosa. Pero resulta que no todo acaba aquí. Según el prestigioso Business Insider, los planes de Google no pasan por ahí, si no que quieren ir hacia el modelo Apple: fabricar tu hardware, diseñar tu software y venderlo todo junto.
 
No nos parece nada descabellado, verdad? ¿Pero es este movimiento acertado? Google hoy en día tiene el beneplácito de la gran mayoría de fabricantes de dispositivos móviles, liderados por Samsung, Sony y HTC. ¿Cómo quedarían estas relaciones si llevaran a cabo este plan? Daría prioridad a su producto, en cuanto a publicidad, actualizaciones, sincronización… e incluso podría cerrar Android a sólo sus teléfonos, o diversificar la marca y hacer un segundo Android. ¿Acaso sería esto positivo?
 
Esto acabaría desembocando en varios puntos: menos diversidad de dispositivos (no van a hacer una gama para cada necesidad, para cada escala de valor…) y sobre todo, haría que estos fabricantes giraran su cabeza hacia el otro SO multimarca del mercado: Windows Phone. Microsoft tiene bien clara su filosofía, al igual que Google es un OTP (over the top player), una marca sin igual pero que lo que vende es contenido, no continente. Nunca lo ha hecho, y nunca lo hará, sabe que no es su lugar de mercado, y además, así llega a menos gente, pues limita su radio de acción.
 
Además, el hecho de hacerlo sobre la base de Motorola, sólo puede llevarnos a un camino: preponderancia hacia el mercado americano. Europa y Asia perderían importancia en cuanto al negocio de Android, y tal vez, desde la óptica de la actual cúpula de la gran G, el mercado americano es capital, tan capital como ningún otro. Pero se equivocan, Asia es el próximo gigante (más bien actual) y Europa es el test ácido del éxito tecnológico: lo que funciona en Europa, funciona en cualquier sitio y no viceversa.
 
Lo más preocupante de todo es lo siguiente, que no hay que llevar la contraria a una máxima tan antigua como los árboles: si algo funciona, no lo cambies. Y Android funciona, vaya que sí funciona…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s