La vida es una selva

La vida es una selva, esa es una mítica frase que me marcó de pequeño, entremedias de una conversación que mantenían mis padres con unos amigos, hablando sobre cosas de la vida, intentando arreglar el país, con las consecuencias propias del momento. Lo cierto es que poco recuerdo del momento, porque apenas tenía uso de razón, rondaría los 6 años viviendo en mi propio mundo marrón, dentro de la ignorancia propia de la infancia que nos hace tan felices hasta que descubrimos la cruda realidad. Tan solo recuerdo, por comentarios escasos que retienen mi memoria, que por aquél entonces gobernaba Felipe González, PSOE, habían revoluciones obreras de gente cabreada por intentar sobrevivir, no llegar a fin de mes,  y la cosa no prosperar hasta la desesperación obrera acosta de políticos corruptos, o sea… ya tenemos algo en común con lo que actualmente puedo comprobar en mis carnes con más detalles completos, cosa que lo hace irónicamente más detestable a los políticos actuales, ya que cuanto más deberíamos avanzar, más hacía atrás nos hacen ir.

“La vida es como una selva, nunca sabemos con que animal

nos vamos a tropezar”.      #ReflexionesTécnicas

Por eso la vida es una selva, porque las cosas no deberían complicarse tanto, no son tan complicadas, nos la complican por culpa de los intereses personales de la corrupción, de la política sin ley, perdón, con ley inmoral, y fuerzan al verdadero currante de esta vida que debería ser  representado, a sobrevivir por la fuerza, con la ley del más fuerte, porque todos somos iguales y si el político representando no iguala las leyes en la medida de lo posible, al igual que Mahoma hizo con la montaña, el obrero deberá igualar en su medida de lo posible para hacer lo que el político no hace, sobrevivir en esta vida, con la diferencia de que en lugar de por las buenas, será por las malas para lograr las buenas.

Y como todo currante honrado que llega a su casa tras un jornal duro e intenso, con ganas de ponerse cómodo y preparar la materia del día siguiente, hoy más que nunca necesito fundirme  cuanto antes entre mi lecho de descanso, ya que hoy no me ha rendido el día como esperaba, me ha faltado mi sesión de ejercicio matutina, y es que la gripe intenta incubarme por segunda vez este mes, bastante que me resisto, asi que con vuestro permiso, me voy a tomar mi “vasolechoconcoñac” y me voy a sudarla.

Salut!

P.D. No, no soy alcohólico ni me he escapado de alcohólicos anónimos, jajaja, pero de toda la vida de dios, un vaso leche caliente con coñac es un perfecto remedio de la abuela para sudar los constipados y ponerse al 100×100 de nuevo, con razón los yayos se toman su coñac cada mañana en el bar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .